You are here
Home > Destacado > ¡Nos están dejando sin agua!

¡Nos están dejando sin agua!

Las personas de las 19 comunidades necesitan saber si hay permiso por escrito y legal para la obstrucción de los ríos.

20160215_101000[1]

La Asociación Comunitaria para la Protección Ambiental Marino Costero Ahuachapán Sur, ISTATÉN, El Comité de Microcuenca de El Aguacate del municipio de San Francisco Menéndez, con apoyo de la Unidad Ecológica Salvadoreña, UNES, presentaron una denuncia en el Juzgado Ambiental y al Ministerio de Medio Ambiente, Agricultura y Ganadería, MAG, sobre la explotación de los ríos El Aguacate y Paz por parte de la administración del Ingenio Azucarero  “Central de Izalco”.

Según los habitantes del lugar, la empresa está utilizando una división artesanal la cual se ha realizado con máquinas excavadoras y materiales como: piedra, arena y cemento, esto, ha generado que gran parte del caudal del rio Paz se deposite en el cauce del rio El Aguacate, este proceso la empresa lo ha hecho con el objetivo de tener perennemente la suficiente agua para el riego de 350 manzanas que están cultivadas de caña.

Para las 11, 562 personas que habitan en las 19 comunidades es un problema que la empresa azucarera desvié más del 80% del agua que generan los ríos, los lugareños carecen de agua potable y solamente dependen de la microcuenca para realizar el consumo humano, riego y comercio.

Álvaro Crespo, representante de ISTATÉN, expresó “Todos los habitantes estamos siendo perjudicados en los aspectos: Recurso hídrico: las mujeres utilizan el agua para hacer los oficios domésticos, producción agrícola y comercial.

Ecosistema: El manglar de Garita Palmera es único en la zona, este, necesita tanto de agua dulce como de salada para sostenerse y auto reproducirse y hoy en día está recibiendo más agua salada, y en el viven conchas, camarón, cangrejos, jaibas y peces que son el sustento diario para muchos en las comunidades.

La educación de nuestros hijos se ve afectada por que no cuentan con agua por cañería, el agua es obtenida por pozos artesanales y estos centros escolares cuentan con huertos que necesitan el agua”. Dijo Crespo.

Santos Cruz de la comunidad El Castaño, mencionó “Nosotros hemos acudido a estas instituciones porque queremos saber si la industria cañera tiene los permisos para la obstrucción de la microcuenca, nosotros no nos oponemos a que rieguen, pero ellos deberían de adquirir el agua con bombas sin afectar a los demás que hacemos uso de ella, cada agricultor tiene su pozo pero estos se están secando, según el reglamento establece que el 20% nos corresponde pero la situación es diferente, están sobreexplotando los ríos”.

20160215_102115(1)

Como parte del cumplimiento al derecho del agua, UNES, realizó una inspección para respaldar a los habitantes de Ahuachapán, Gregorio Ramírez, técnico del Programa de Gestión de Riesgos, explicó “Como institución hemos realizado indagaciones, según nuestra capacidad, pidiendo al juez que inicie una investigación, si la empresa está violando los derechos en el tema de acceso al agua y de riego.

Si es así, que quiten las obras que han realizado en el lugar según la Ley de Riego y Avenamiento que dice que se puede obtener el 80% y dejar el 20% pero según estudios la división alcanza unos 300 a 400 metros del cauce estimando una profundidad de 80 a 90 centímetros en cambio el agua que logra pasar a las comunidades es menos de los 30 centímetros” mencionó, Ramírez.

Carolina Amaya representante de UNES, comentó “No es posible que en un escenario nacional donde tengamos afectaciones por el cambio climático y tengamos reducciones significativas desde el 95% en caudales, no es justo que la empresa cañera este ocupando el agua para el riego de la caña y este dejando sin el vital liquido a todas las personas y al manglar, deberían de dejar más del 20% a la población”.

agua1

Según la Ley de de Riego y Avenamiento Número 153 en su artículo uno, menciona: Art 1.- La presente Ley tiene como fin incrementar la producción y la productividad agropecuaria mediante la utilización racional de los recursos suelo y agua, así como la extensión de los beneficios derivados de tal incremento, al mayor número posible de habitantes del país.

Para el logro de tal objeto, esta Ley regula la conservación, el aprovechamiento y la distribución de los recursos hidráulicos del territorio nacional, con fines de riego y avenamiento, y la construcción, conservación y administración de las obras y trabajos pertinentes.

Quedan por consiguiente, sujetos a sus disposiciones la realización de las obras y trabajos de control de inundaciones, de avenamiento, de riego, de desecación de pantanos y de tierras anegadizas.

También regula la construcción, conservación, y administración de las obras y trabajos necesarios para asegurar la estabilidad de las cuencas y las hoyas hidrográficas y sus manantiales, así como el manejo adecuado de los suelos y la conservación de éstos en los Distritos de Riego y Avenamiento, y la prestación de los servicios técnicos que la ejecución de dichas obras y trabajos requieran.

El uso del agua para consumo humano prevalecerá sobre cualesquiera otros. si para su aprovechamiento es necesario establecer servidumbre de cualquier naturaleza, constituyéndose estas por ministerio de ley, sin perjuicio de la indemnización que a los propietarios o poseedores de los inmuebles sirvientes, a derecho les corresponda.

agua

Art. 4 sección e, expresa: e) Vigilar e impedir que en los cauces o álveos naturales de los ríos se construyan obras y se hagan trabajos sin la autorización respectiva, como así también ordenar su destrucción cuando las obras se hagan sin autorización o en forma distinta a la autorizada, y que se deriven o extraigan aguas en contravención a esta Ley y sus Reglamentos.

Deja un comentario

Top